viernes, 11 de enero de 2019

Homilía de Juan García para Misas con niños - BAUTISMO DEL SEÑOR - ciclo C

Lecturas: Is 40,1-5.9-11 Sal 103 Tito 2,11-14; 3,4-7 Lc 3,15-16. 21-22

Isaías: Así dice el Señor: «Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, a quien prefiero. Sobre él he puesto mi espíritu, para que traiga el derecho a las naciones. No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, el pábilo vacilante no lo apagará. Promoverá fielmente el derecho, no vacilará ni se quebrará, hasta implantar el derecho en la tierra, y sus leyes que esperan las islas. Yo, el Señor, te he llamado con justicia, te he cogido de la mano, te he formado, y te he hecho alianza de un pueblo, luz de las naciones. Para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión, y de la mazmorra a los que habitan las tinieblas.»
Salmo: Bendice alma mía al Señor. Bendice a tu pueblo con la paz. Dios mío qué grande eres. Tito: Pedro dijo: está claro que Dios no hace distinciones y acepta al que practica la justicia sea de la nación que sea.
 Lucas: Todo el mundo estaba pendiente porque creían que Juan era el Mesías, pero el dijo que detrás de él venía el verdadero, y en un bautismo general Jesús se puso en la fila y fue bautizado por Juan, y mientras oraba se abrió el cielo: este es mi hijo amado, mi predilecto

Signos que vamos a utilizar: 

Un puñadito de varias semillas diferentes: lentejas, habichuelas, garbanzos, etc. Dos macetas, una solamente el tiesto con arena, la otra es ya una maceta con flores y frutos. Unas tijeras para podar.

·         HOMILÍA
1)    En este comienzo de año en el que tenemos que promover los propósitos de mejora, la iglesia nos pone ante un reto: revivir el verdadero y comprometido sentido que tiene nuestro bautismo, mirándonos en el Bautismo de Jesús.
2)    Si preguntáramos qué se hace en el bautismo, diríamos: echarle agua en la cabeza a los niños…..
a)    Seguramente a todos nos ha caído agua en la cabeza muchas veces ¿sólo en el bautismo?.... no, también cuando nos duchamos, cuando llueve, cuando nos bañamos en la playa, etc.
b)    ¿Qué es lo que hace del bautismo algo sagrado? Lo que hace del bautismo un sacramento no es el agua, sino el espíritu que queremos transmitir.
c)    Ponemos el ejemplo de dos macetas en las que hemos puesto semillas… al cabo del tiempo, una de ellas puede que esté muerta y en la otra esté creciendo la vida. ¿Por qué ha pasado esto con estas macetas?
i)      Porque una de ellas se le ha cuidado y alimentado con agua. Se le ha puesto al sol, se le ha puesto una vara que guiara su crecimiento para que no se doblara, se le ha podado y cuidado, etc.
ii)     mientras que la otra no se le ha alimentado ni cuidado.

sábado, 5 de enero de 2019

DÍA DEL CATEQUISTA NATIVO

Cada año, con la Solemnidad de Epifanía, damos comienzo al año misionero, es la primera gran fiesta misionera: Cristo, luz de las gentes, es la Manifestación del Señor al mundo. 


La finalidad del  Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME) es ser un cauce misionero del clero diocesano para llevar cabo la Misión de la Iglesia. Tiene encomendado animar a la Iglesia diocesana en la responsabilidad de todas las iglesias por la Misión ad gentes. También animar el sentido misionero de la Solemnidad y en orientar nuestra mirada a los misioneros laicos, insertos en comunidades misioneras, no autosuficientes.  Se les llama por distinto nombre, delegados de la Palabra, catequistas o líderes de comunidades.  Son grandes protagonistas de la Misión sin pretenderlo. 

En estas Iglesias jóvenes, la vida del Pueblo de Dios debe madurar en todos los campos de la vida cristiana, que hay que renovar según las normas de este Concilio. Las congregaciones de fieles se convierten cada día más conscientemente en comunidades vivas de fe, liturgia y amor; los laicos, mediante su actuación civil y apostólica, se esfuerzan por instaurar en la sociedad el orden del amor y la justicia, utilizan los medios de comunicación social oportuna y prudentemente; las familias, con su vida auténticamente cristiana, se convierten en semilleros del apostolado laical y de vocaciones sacerdotales y religiosas. Finalmente, la fe se enseña mediante una catequesis adecuada, se manifiesta en la liturgia en consonancia con el carácter del pueblo”. Decreto Ad Gentes

MUSICAL 33



            Durante este tiempo navideño he recibido dos grandes catequesis en espacio público: la primera en el Teatro Auditorio de la villa de Íscar y, la segunda, en una carpa del recinto ferial IFEMA en Madrid. Se trata del Festival de Navidad de catequesis de mi parroquia; y, del musical 33. Los catequistas echaron el resto en la preparación de dicho festival y Toño Casado, sacerdote diocesano de Madrid, con mucho aire salesiano, autor de 33, vio cumplido su deseo de dar a conocer a Jesús el Señor.
            Al final del Musical 33 los actores, los músicos, los técnicos, etc. saludaron con gran ovación de los espectadores, entre los que se veían muchas religiosas, unas 70 procedentes de nuestra diócesis, en viaje de la CONFER, también se veían familias y jóvenes, entre los cuales también estábamos un autobús de las parroquias del arciprestazgo Pinares de Valladolid. Se entregaron cuatro cheques con el 33% de la recaudación de esa sesión, unos 10.000€, destinados para distintas ONG´s o entidades como Escuelas Católicas, Cáritas Diocesana de Madrid, Mensajeros de la Paz, etc. Finalmente, el autor nos transmitió su deseo de felicidad para el Año Nuevo, así como su deseo más grande de transmitir a los demás lo allí vivido: El Amor salva a las personas. Estamos hechos para ser felices. Jesús nos enseña todos esto. Pasemos por el mundo ayudándonos unos a otros. Y, a modo de envío nos dijo: “contádselo a los demás”. Y en ello estoy.
            Tal y como lo veo yo, 33 es un magnífico proyecto que transmite parte de la actualidad de nuestro Dios y todo lo que gira alrededor de Él, como es la Religión. Creo que todavía hoy nos cuesta mucho a los creyentes el poder concretar la Encarnación de Dios: Dios se ha hecho hombre, se ha hecho uno de nosotros, es Dios-con-nosotros. Pero nos cuesta la integración humano-divina, es decir, nos cuesta reflejar la fe en la vida. Y esto, actualmente, para muchos es motivo de escándalo, como lo fue en tiempo de Jesús de Nazaret. La enseñanza de Jesús, como Maestro de Religión, se concreta en que el Amor a Dios se expresa en el Amor al Prójimo. Él, ya en su tiempo nos abrió a todos los sentidos para que pudiéramos contemplar la realidad, para que le pudiéramos reconocer en la cotidianidad, en las relaciones trabadas con los demás, al partir el pan, al compartir la mesa con los más desfavorecidos, al escuchar su Palabra, al hablar con Él, al celebrarle, al hacer denuncia social, al ser crítico con la religión del momento, etc. Pero nos invitó a lo que San Ignacio de Loyola llamó “reflectir para sacar algún provecho” [EE 107].
Es decir, todo lo que Jesús hizo y dijo, estuvo muy bien, como lo vivieron todos sus discípulos y todas aquellas personas que le siguieron más cerca o más lejos, pero es que ¿todo quedó truncado por la muerte en Cruz? ¿Perdimos la esperanza que habíamos puesto en Él? Sinceramente ¡no!, pues sin la Resurrección vana sería nuestra esperanza (cf. 1Cor 15, 4). Ahí está nuestro momento, el tiempo del Espíritu de Dios, el que mueve ahora también a la Iglesia a dar testimonio de la fe, por muy pequeña que esta sea, para que no caigamos en los mismos errores (tentaciones) de la sociedad del tiempo de Jesús, y podamos guiarnos por el Amor que es el mismo Dios. Por ello los seguidores de Jesús, tenemos el deber de vivir unidos y salir a anunciar que Jesús es el Señor, como nos invita tantas veces el Papa Francisco (“Iglesia en salida”), y acudir a las “periferias existenciales” y a no recluirnos solo al calor de nuestros templos, pero sí que en ellos recibamos la Gracia para continuar la Misión del Señor por el mundo.
El “más de lo mismo” creo sinceramente que no nos ayudará. El Evangelio nos muestra a Jesús como “camino, verdad y vida” (Jn 14, 6), mirémonos desde Él y hagamos su voluntad: que os améis como Yo os he amado (cf. Jn 15, 12-14).

Homilía para Misas con niños - EPIFANÍA

Isaías60, 1-6: levántate y brilla Jerusalén que llega tu luz, porque sobre tí amanecerá el Señor.
Samo 71: Se postrarán ante tí Señor todos los reyes de la tierra. Que es sus días florezca la justicia y la paz, él librará al pobre que clamaba y se apiadará del pobre y de la viuda.
Mateo 2, 1,12: Los magos de oriente fueron detrás de una estrella. ¿Dónde está el rey de los judíos? , porque hemos visto una estrella salir y venimos a adorarlo...al enterarse el rey herodes se sobre saltó y toda Jerusalén con él. La estrella se paró sobre el portal y los pastores le adoran con oro .incienso y mira.

SIGNOS:
tenemos que construir dos estrellas.
En la parte de atrás de una de ellas ... tenemos un cartelito que pone: (fama, lujo, dinero, comodidad, fiestas)..... detrás de estos carteles hay otro grande que dice ADORAMOS AL DINERO.
En la parte de atrás de la otra estrella pone: humildad, paz, justicia, sencillez, amor, familia, perdón, etc)........ Detras de estos carteles hay otro cartel que dice ADORAMOS A DIOS, AL AMOR HECHO NIÑO.

 HOMILÍA
  1. Queridos niños, hoy celebramos el día de los reyes Magos, el día de la Epifanía del Señor, epifanía significa manifestación del Señor......es el otro gran día de la Navidad....
  2. Si hemos estado atentos a la narración del Evangelio, nos dice que los Reyes Magos vieron una estrella y la siguieron, y llegaron a Jerusalén a preguntar y nadie se había enterado, y al rey y a los poderosos les entró miedo....y los magos llegaron siguiendo la estrella al portal y adoraron al niño y le ofrecieron sus presentes.
  3. Esta es una gran catequesis, que Dios quiere ofrecernos a nosotros hoy.
  4. Lo primero que a mí me hace pensar es que ¿los magos vienen siguiendo a una estrella y los de Jerusalén no se enteran? ¿por qué? ¿Es que estaban ciegos?
    1. Creo que a lo mejor no estaban ciegos, sino que estaban cegados, es decir despistados con otras cosas........
    2. Y hoy podemos nosotros correr el mismo peligro... os lo explico.....

martes, 1 de enero de 2019

HORA DEL BALANCE


            El final y comienzo de Año es una buena oportunidad para que hagamos balance de lo que ha sido el 2018 y que nos propongamos algunas metas para el próximo 2019.
            Recojamos el año con agradecimiento, pero sin caer en la ingenuidad de pensar que todo ha podido ser bueno en él, no porque nos haya podido ir mejor o peor, en lo que se refiere a nuestras personas. En lo que se refiere a nosotros cómo catequistas valoremos todo lo que ofrecemos de disponibilidad y servicio a nuestra comunidad, a nuestra Iglesia Diocesana, no solo en el campo de la catequesis sino en tantos. Demos gracias a Dios porque muchas veces habrás sacado fuerza de flaqueza, pero sigues adelante con la ayuda de Jesús el Señor. Gracias porque a pesar de los años no pierdes la alegría y el entusiasmo de ponerte a la cabeza de los niños para realizar tantas actividades, para mostrarles con el ejemplo el camino del seguimiento, siendo testigos del Señor. Muchas gracias porque los padres de los niños confían en ti y depositan lo más grande que tienen para que les transmitas las enseñanzas de los apóstoles y del mismo Jesús; también la Iglesia confía en ti y anima a que sigas adelante enraizado a la Viña de la Casa de Israel, que como reza el salmo 80, es el Señor.
            También habremos de pedir perdón por tantas cosas: quizá en lo que se refiere al acto catequético, al trato con los niños, a lo que hayas podido despistar a tu propia familia, en las veces que hayas olvidado celebrar la Eucaristía de los domingos, la lectura del Evangelio de cada día y la oración personal, a lo que hayas podido descuidar la formación, etc.
            Pero seguro que hay muchas cosas que están en el deseo, es decir, aquello que quisiste hacer y no pudiste hacer por unas cosas u otras. Con la ayuda de Dios y tu fuerza de voluntad lo puedes dirigir al depósito de los propósitos para el año nuevo. Quizá si te propones mucho no lo consigas, pero si te planteas el año puedas encajar tantas cosas que a veces la misma vida nos lleva a desordenar. El Señor es el más interesado en ayudarte en esta ardua tarea, cuenta con Él, cuenta también con tus compañeros catequistas, con el sacerdote de tu parroquia, con tantas mediaciones que la Iglesia te ofrece para poder realizar lo más importante que es llevar a los hombres a Dios.
            Os deseo un FELIZ y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2019.